Energía nuclear, ¿es tan peligrosa?

En los últimos años, los consumidores españoles hemos visto como se ha disparado el precio de la factura de la luz. Pero desde este verano de 2021 hasta aquí, el precio del mega watio hora, está alcanzando ya niveles escandalosos e inasumibles para muchas familias y empresas.

Hasta el punto de que se ha llegado a paralizar la producción de alguna planta, debido a los altos costes de la electricidad.

Hace tiempo, que en la Unión Europea, los gobiernos han perdido la capacidad de regular el mercado de la luz, lo que se ha visto, que dejar un sector tan estratégico, en puras manos privadas, ha sido un gran golpe a la soberanía y capacidad de autogestionar los recursos.

Esto unido a la posibilidad de un Gran Apagón, con el que nos advierten/amenazan desde algunos gobiernos cercanos, hacen que mucha gente esté empezando a mirar con otros ojos la Energía nuclear.

Este debate en Francia, en donde la Energía nuclear es casi una religión, ni siquiera se plantea. Con casi 42 plantas en pleno funcionamiento, Francia es el segundo país del mundo en producción de energía nuclear y el primero en Megawatio/hora por habitante.

Así que te diré, que si tienes miedo a que en España pudiera suceder un Chernóbil, te diré que de poco sirve no tener plantas nucleares en nuestro país, si el vecino las tiene por doquier.

Desde que en el año 2011, el terremoto de Fukushima, con 9 grados en la escala Richter, hiciera caer los pequeños muros que debían proteger al reactor nuclear de un maremoto, Angela Merkel, anunció que Alemania iba a prescindir en un futuro de la energía nuclear, en principio proyectado para el año 2036.

La catástrofe de Japón, provocó que 8 reactores alemanes, que en ese momento se encontraban parados, para su revisión, nunca más volvieran a encenderse. Los otros nueve restantes, verían precipitado su apagón para el año 2022. Vamos para ya.

Esto ha hecho a Alemania mucho más dependiente del Gas natural proveniente de Rusia. Y del nuevo gaseoducto Nord Stream 2, cuya apertura, está bloqueada por temas burocráticos. No es de extrañar entonces, que los alemanes, sean a día de hoy, los que ciudadanos con la factura energética más cara del mundo.

Factura energética en Europa, ¿de qué se compone?

Y es que a día de hoy, esa carencia de Energía nuclear, se compensa quemando más carbón y más Gas natural. Lo que ha hecho que su precio se vea multiplicado por cinco en el último año.

Un panorama que nos devuelve a los años 70 y su fatídica crisis energética del petróleo.

¿No es curioso, que por razones de ecología, se apaguen las centrales nucleares, para acabar quemando más carbón?

Porque o quemas carbón, o directamente dejas sin suministro a gran parte de la población o de la Industria, ¿qué es peor?.

El coste del CO2

Por otro lado, en Europa, quien contamina paga. En el último año, el coste de los derechos de emisión por tonelada de CO2 ha pasado de ser 20 euros a 50€.

Y es que los ambiciosos objetivos de la Agenda 2030, reduce año a año los derechos a contaminar de las empresas. Lo que le está haciendo perder competitividad frente a otros grandes mercados como el asiático o el estado unidense.

Estos derechos, se compran en subastas realizadas por Bruselas o adquirirlos en un mercado secundario cuyos precios, van al alza.

Para que lo entiendas, Bruselas pone a la venta sus entradas para la emisión de CO2 y otros se dedican a la reventa. Algo que para un partido de fútbol se consideraría claramente ilegal, pero en el que se ha dejado entrar a Bancos y Fondos de inversión, que cada día, adquieren un 70-80% de estos derechos.

Un coste, que la industria debe extrapolar al precio de sus productos y que provoca que la economía esté en niveles de hiperinflacción, en cristiano, que cada día tu salario, te da para conseguir menos bienes y servicios, o sea, somos más pobres.

El reemplazo por energías renovables

Cada vez que en el noticiero hablan del nuevo record del precio de la luz, muchos de los españoles automáticamente pensamos en la Energía solar, como fuente sustitutiva de energía. O en la cantidad de parques eólicos que vemos por los pueblos.

Pero a día de hoy, es una tecnología, que si bien es necesario seguir investigando, no cubre ni de lejos, la demanda de energía.

Por no hablar, de que la producción de paneles solares, lleva implícita por sí emisiones de CO2 a la atmósfera. O de la cantidad de litio, con su explotación minera, que sería necesario para producir las baterías. O sea que lo de energía limpia, pues hay que verlo.

¿Cuanto CO2 emite cada tipo de energía?

Y para que puedas verlo más claro, este pictograma lo representa claramente. En lo alto de emisiones de CO2 está, por supuesto el carbón, seguido del Gas natural. No hay que olvidar que el Gas metano, que encontramos en los yacimientos petrolíferos, no deja de ser un subproducto de un combustible fósil.

Le siguen la Energía solar fotovoltaica y la Eólica. ¿Cómo dirás?. Pues es que como dijimos anteriormente, si tenemos en cuenta todo el proceso productivo de cada fuente de energía, la de emisión de CO2 es un hecho patente para la construcción de los paneles solares.

Y muy a la cola, se encuentra la energía nuclear, no hay que olvidar que lo que sale de sus chimeneas es vapor de agua que se utiliza para enfriar el reactor. Es por esa razón, que las centrales deben situarse cerca de pantanos o de la costa.

Potencia nuclear vs Energía solar

Aquí está la chicha del asunto. La central nuclear más antigua de España, situada en los pantanos de la cabecera del río Tajo, en Guadalajara, era capaz de producir, antes de su parada en 2006, 935 Giga Watios.

En el otro lado, se necesitan miles de hectáreas de plantas solares, para producir la misma energía. Esta extensión de terreno ocupado por elementos artificiales, no deja de tener también un impacto sobre el medio ambiente, como afirmaron expertos del CSIC (centro superior de investigaciones científicas).

Sin contar además, que la producción se ve paralizada en la noche y muy mermada en los días nublados. Por tanto, a día de hoy la contribución de la solar al Mix energético, es escasa. Y no cubre la demanda que necesitan los hogares.

A todos nos gusta ser respetuosos y limpios con el planeta. Pero si le dices a un ciudadano que debe vivir a oscuras cuando se vaya el sol, porque las fuentes de energía renovable no dan para más. ¿Cuál crees que va a ser su reacción?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *