Consejos Arquitectura bioclimática para tener tu casa fresca

En verano, tratamos de caminar por la sombra para escondernos de Lorenzo. ¿Pero qué pasa con nuestras casas?. Son fijas y no podemos moverlas como queramos.

Si andas en el proceso de diseño de tu nueva casa, o vas a comprar o alquilar una, te aseguro que vas a agradecer mucho tiempo seguir los consejos que vamos a dar.

Y es que un buen diseño te va a hacer ahorrar unos cuantos euros en la factura de la luz, aparte de estar mucho más cómodo.

Para eso lo primero tienes que tener en cuenta es en qué localidad vives, en España tenemos varios climas. Puede que en zonas de alta montaña, lo que aquí digo no sea de aplicación, pues principalmente hay que buscar el calor.

Pero en zonas del centro, este y sur de la Península ibérica, los veranos son bastante rigurosos. Además en la mayoría de las ciudades, los edificios apenas tienen aislamiento, por lo que el calor exterior traspasa facilmente los muros.

Conocer como se mueve el sol

La arquitectura bioclimática, tiene en cuenta el movimiento del sol en el horizonte. Así:

  1. Invierno: el sol está más bajo en el horizonte y en
  2. Verano:el sol está más alto, moviéndose de Este a Oeste, pasando por el Sur y dejando el norte a la sombra.

En el siguiente dibujo se ve la evolución del sol en un edificio con fachadas a varias orientaciones, estando la norte siempre en sombra.

El norte, la mejor orientación para el verano

Las habitaciones que se encuentran en esta orientación de la casa, son las más frescas. Ya que la fachada no está soleada.

Creación de sombras

En el caso de la orientación Sur, el sol recae a medio día, justo cuando está en lo más alto. Por lo que resulta fácil, crear una gran sombra a la fachada.

Con esta fórmula de abajo se puede calcular según la longitud del voladizo p, la altura de la sombra d
Limitar ventanas al Oeste

Se desaconseja la orientación oeste, porque va a estar más castigada por el sol a última hora de la tarde cuando ya lleva todo el día dando el sol.

Por eso en esta fachada, es mejor que no haya ventanas, o sean muy pequeñitas.

También se pueden dejar los baños en esta parte, trasteros o cualquier otro espacio en el que no pasemos mucho tiempo.

Aprovechar la inercia térmica

Si por algo se distinguen las casas de los pueblos, es por su frescura, gracias a los gruesos muros de piedra. Esto se debe a la gran inercia térmica que tienen, es decir les cuesta mucho ganar y perder temperatura, manteniéndose estables casi todo el año.

Enterrar parte de la vivienda

Igualmente, poner parte de la casa pegada a un cúmulo de tierra. Es otra manera de tener esa inercia térmica de lado. No hay más que ver las bodegas en los sótanos de las casas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.