Caldera de condensación. Cómo funciona

La tecnología de la condensación permite desarrollar calderas de pequeño tamaño y de alto rendimiento, que se adaptan perfectamente a cualquier cocina, por pequeña que sea.

La mejora de la eficiencia energética de las calderas, y un perfecto dominio de los gases de combustión, permiten a esta tecnología, reducir las emisiones contaminantes.

Como funciona una caldera de condensación

La caldera de condensación aprovecha no sólo la energía contenida en los gases de combustión, sino también en el vapor de agua cargado de calorías.

Ahí está su secreto, que la temperatura de este vapor, en lugar de perderse hacia la atmósfera, es recirculada y aprovechada por la propia caldera.

Como funciona la caldera

Una caldera está compuesta por:

  • un quemador
  • una cámara de combustión
  • y un intercambiador de calor

Cuando se pone en marcha el aparato, el quemador emite una llama en la cámara de combustión. El calor producido en forma de humo y vapor de agua se transfiere, a través del intercambiador, al circuito de calefacción.

El vaso de expansión actuará como protector de esas diferencias de presión en la instalación.

El agua caliente producida se envía por los tubos de calefacción hacia los radiadores de la vivienda o hacia el suelo radiante.

Una vez que se enfría el agua de retorno del circuito de calefacción, regresa a la caldera y capta, a través del intercambiador térmico, la mayor parte de la energía contenida en los humos.

Al entrar en contacto con la parte fría, el vapor de agua se condensa y transfiere el calor al circuito de calefacción, que es un circuito cerrado en el cual el agua no se renueva.

¿Cuanto se ahorra con una caldera de condensación?

La energía adicional recuperada en el vapor de agua permite que la caldera alcance rendimientos superiores al 100%.

El intercambiador de calor de alta eficiencia garantiza la producción de agua caliente sanitaria, continua a bajo coste.

La caldera de condensación, junto a los emisores de calor, proporciona un calor agradable en toda la vivienda, consiguiendo confort y ahorro energético.

La caldera de condensación responde así de manera sencilla y eficaz, a la necesidad de calefacción y agua caliente sanitaria del hogar.

Ventajas de la caldera de condensación

El consumo de tu factura se reducirá considerablemente gracias a esta tecnología, reconocida por su fiabilidad, eficiencia y por la excelente relación calidad-precio. Te permite ahorrar hasta un 30% en tu factura.

Recuerda que estas calderas funcionan además de gas natural con gas propano.

Con un termostato ambiente programable semanalmente puedes conseguir un ahorro adicional del 10 al 25%, en el gasto de calefacción de tu factura.

El ahorro total puede llegar a más de 600 € al año para una familia de 5 personas. Lo que amortiza la inversión en 3-4 años.

Si ya quieres ir más allá. La combinación de la tecnología de condensación junto a un sistema solar térmico es una solución de referencia, que dará apoyo a las placas, los días de menos sol. Llegando así a la demanda de calor necesaria para el confort de la familia.

Pincha en el enlace, si quieres conocer cual es la mejor caldera de condensación,  según la organización de consumidores y usuarios OCU.

Recuerda que las calderas de gas, han de instalarse siempre por un técnico autorizado y llamar al servicio técnico oficial para la puesta en marcha.

Si quieres conocer otros tipos de calderas de gas o cuando ha de pasarse la revisión, pincha en el enlace.

Quizás también te interese:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *